“El corazón perplejo”. Carlos Marzal

Mañana, Paco García, el profe de inglés, dará un recital de su poesía en 2º de Bachillerato. En una de ellas, hace referencia a unos versos de “Metal pesado” de Carlos Marzal, poeta valenciano. Aprovechando la ocasión, os quería dejar una poesía de este autor. Quizá ésta, “El corazón perplejo” os sea más cercana. En principio, cerrad los ojos y escuchad su voz. No intentéis esforzaros en comprenderla y dejaos llevar por las palabras y lo que éstas os evocan. Seguro que algo positivo o negativo sentiréis, o tal vez ambas sensaciones. Anotad las emociones que os sugiere.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo LITERATURA

3 Respuestas a ““El corazón perplejo”. Carlos Marzal

  1. Cata!

    que bonito poema!!
    me gusta mucho!!
    Laura, ahora dejo un comentario en lo de Crepúsculo!
    ^^

    Bye!

  2. Angela

    Preciosa poesia. Cuanto de verdad hay en ella. Muy buen acierto.

  3. Francisco García

    Aunque con algún error ortográfico, os paso el poema por si os gusta. Un abrazo a todos.
    Paco (el profe de Inglés):

    METALES PESADOS (A INMA ADELL CON AFECTO)

    Converso en el bar, con la profesora de literatura:
    “Inma, lo intento pero no adquiero voz propia.
    Estoy leyéndome a Carlos Marzal
    y me da una envidia sana.
    ¡Qué vida interior! ¡Qué reflexiones más sesudas!”

    Dice el escritor valenciano que, como el mercurio
    de los antiguos termómetros, somos
    “cada cual obra de un sinfín de multiplicaciones,
    de errores de la especie, de conquistas
    contra la oscuridad…
    Somos custodios de un metal pesado,
    lujosas gotas de mercurio amante.”

    Yo, Inma, tengo claro lo de pesado
    pero no tengo claro lo del metal:

    Oro del fulgor de los tigres de Borges,
    plata del mar de Homero,
    bronce de los gitanos de Lorca,
    acero de la épica, de la batalla,
    el hierro primario y constitutivo
    de las personalidades bravas…

    Y mientras decido metal,
    y aspiro al goce del oro del pelo de mi amada,
    me dedico al verbo “to be”,
    al “¡Niño, calla!”,
    a enseñarles a unos alumnos de Bachillerato
    que lo importante no es el selectivo
    sino el metal, encontrar cuál es el metal;
    la aleación que hace
    que brille de cada uno más el alma.

    Oro, acero, mercurio, hierro, plata…
    Todos, os lo aseguro, no tienen el fulgor
    de vuestros amados y amadas
    de sus goces primitivos,
    de sus ardientes miradas.

    Dedicaos más tarde a ellos.
    No me queda otro remedio
    que aconsejaros postergar
    la forja de la aleación soñada.
    En ella está la felicidad,
    En ella, amigos, vuestra entraña.
    Mientras ello llega, la pasiva, Platón,
    Nietzsche, y las derivadas.

    Recordad aquello que dijo Parolles,
    El soldado bufón de Shakespeare,
    Que aquello que sois – el metal de vuestra aleación-
    os hará sobrevivir:
    “The thing I am shall make me live”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s