Cuentos de Christian Andersen

 Recuerdo que era muy mal comedora de pequeña. A la sopa le hacía ascos, al arroz caldoso, a las lentejas…Sólo me gustaban los bocadillos. Después fui creciendo y ahora me comería todo lo que me sirvieran en la mesa. 

                 

Pero entonces, era un martirio para mi madre y  para mí hacerme tragar una cucharada de plato “caliente”. Entonces se le ocurrió contarme cuentos. Los cuentos de Andersen aderezaron mis mediodías: “La Sirenita”, “La niña de los fósforos”, “El soldadito de plomo”, El traje nuevo del emperador”…Si teneís hermanitos pequeños y deseáis comprobar qué bien hacéis de “cuentacuentos”, escoged entre los cuentos de esta página. Os sorprenderéis de lo bien que lo hacéis. Con un poco de imaginación, montáis un espectáculo. Ellos lo recordarán toda su vida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s