Los romances

-¡No seas romancera¡ me decía mi abuela-, que equivaldría ahora a “¡no te enrolles¡”

Es una expresión vieja, que tiene que ver con quienes cantaban romances: composiciones breves que relatan historias y leyendas antiguas, que hablan de amores trágicos, de aventuras, de misterio. Van directamente al asunto, son sencillos. A veces, nos dejan pasmados, porque hablan de desconocidos caballeros que llegan de lejanos países, jóvenes doncellas que esperan durante años a su amor…prisioneros que penan, que nunca ven la luz, reinas que asesinan para frustrar un amor… sus finales son a veces inesperados, sorprendentes y a veces, incluso carecen de desenlace, y aún nos dejan más atónitos.

Cuando volvamos de vacaciones, hablaremos de ellos. En esta página encontraréis muchos y también en ésta otra.

Generalmente se aplica el término Romancero, al conjunto de romances. Además la palabra “romance” se refiere a un tipo de combinación métrica, propia de estas poesías.

En este enlace con la Antología multimedia lo escucharéis y en esta página colaborativa de El tinglado se proponen una divertida actividad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo LITERATURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s