Nos dejaste tu esencia andina, Fátima.Tu amigo, Pepe

Hace dos días recibí la noticia de tu muerte, Fátima. Esa noche no pude dormir. En mi mente, en mi corazón, se agolpaban multitud de recuerdos, de vivencias, de tiempos distantes y no tanto; y de espacios, tan cercanos y tan nuestros. Por encima de todo, siempre pervivió en nosotros esa amistad, ese cariño cultivado en aquella facultad de filología de los setenta y mantenido durante tantos años. Y me cuesta creerlo. Me cuesta creer que ya no estás. Y me rebelo contra “esa muerte enamorada que es un hachazo invisible y homicida”. Lo siento, Fátima, y te quiero. Y en el sitio en el que estés quiero que recibas mi más tierno abrazo y mi cariño más desconsolado. Las personas se van, los sentimientos permanecen. Te estoy echando ya de menos. Pepe Barrio.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s