“El rigor de la llama” Blanca Wiethüchter

No es fácil encontrar la voz de la boliviana Blanca Wiethücher recitando su propia poesía. Así que os dejo este audio para que podáis oírla en otro de sus formidables poemas. Se trata de un fragmento de “El rigor de la llama”.

[blip.tv ?posts_id=681124&dest=-1]

Crece un árbol sobre el mar.
Alto, no esbelto como el pino.
Frondoso, pero no manzano.
Brillante como el ceibo.
Coronado de rojo esplendor primigenio.

Eres tú el lugar del fuego, le digo,
y sin oídos oye el temblor.

Alguien ha robado las vacas al sol.
Alguien las ha llevado.
Huida la leche de la vida.
Custodiado por truenos,
solo crece en el gran basural.

A oscuras voy, le estoy diciendo
quietas están las campanas.
La rosa ya no quiere ser rosa.
Quiere clavel, quiere lirio, quiere jazmín

Mansas las cosas encierran, entierran.
A pesar de su presencia, invisibles
y mudas fijas en soledad de cosa

¡Huida está la leche de la vida¡
¡Eres tú el lugar del fuego¡
Ámame, suplico.
Nada prospera.
La sombra lustrosa de aguas indolentes.
nada sostiene.

Las voces y morada
imitan ecos de lengua ciega.
Mientras se hinchan.
¿No ves?
Dragones de muerte.
Dragones de frío neón.

Eres tú el lugar del fuego, ¡di!
Eres tú el árbol de mi piedra, ¡di!
Pero el mar no se abre.

Una muralla creciente de olas como palabras
van velando el rostro de árbol exaltado.

Me abismo en mi filo.
Tremo la hoja suya,
evoco su flama,
su raíz de árbol,
su abrazo de rama.

En tanto me hundo
en el mar que nos separa.


Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo LITERATURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s