RIMA LXI “Tú eras el huracán, yo la alta torre”. Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer, en sintonía con el espíritu romántico, patentiza la frustación amorosa integrando el mundo de la naturaleza en la expresión poética.

 

Tú eras el huracán y yo la alta
torre que desafía su poder:
¡tenías que estrellarte o que abatirme!…
¡No pudo ser!
Tú eras el océano y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén:
¡tenías que romperte o que arrancarme!…
¡No pudo ser!
Hermosa tú, yo altivo: acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque…
¡No pudo ser!

Lo recita el profesor Pepe Barrio Fernández

1. Después del análisis métrico es interesante señalar el efecto de los versos pentasílabos frente al los endecasílabos ¿Cuál es el valor expresivo de los encabalgamientos?

2. Reconoced los principales recursos estilísticos: metéforas, elipsis, antítesis y paralelismos y explicad su presencia en relación con el contenido.

3. La naturaleza se representa de forma violenta: observad el significado de las formas verbales, los sustantivos y la expresividad de las exclamaciones.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo LITERATURA, Poemas recitados, Romanticismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s